Mi viaje particular: Paris

Paris, la ciudad del amor, de la luz, del cine…. Simplemente su nombre encierra tantas cosas que aunque quisiéramos describirla, no creo que fuera capaz de terminar nunca.

Por suerte (y aunque no todo lo que quisiera) es una ciudad conocida por mí, incluso en más de una ocasión. Fue el primer lugar donde salí fuera de España y el último en el que estado, por lo que ahora, que me encuentro planeando un viaje, decidiendo destinos, me viene a la mente todo lo vivido y transmitido por esta ciudad.

torre-effeil-paris

Es muy difícil pensar en Paris y no visualizar la Torre Eiffel desde cualquiera de sus perspectivas. Quizá porque es una de las encargadas de organizar la ciudad y porque es visita obligada para todos los visitantes. Además posee ese toque de romanticismo, difícil de entender por la estructura tan directa y densa que posee. Quizá esa embriaguez se encierre en la metáfora de que un amasijo de hieros pueda expresar tanto y tan distinto.

torre-effail-paris

paris-vintage

De cualquier manera, y aunque todos sabemos que en el cine se exagera, un simple paseo por la ciudad despierta la luz y el amor, del que se habla con regularidad. No sé si es el tamiz de la luz, que aun en los días más lluviosos, la iluminación de la misma es del todo idónea y quizá por eso, es capaz de despertar tantos sentimientos.

museo-orsay-paris

panoramica-paris

Es quizá por eso una ciudad para pasear, para descubrir cada uno de los rincones, para sentarse a leer, escribir o pintar… Una ciudad tranquila que encierra una vida para nada rutinaria. Pero sobre todo una ciudad para descubrir por uno mismo, pues ni contándotelo todo serás capaz de sentir lo que sientas el día que estés por primera vez.

barrio-pintores-paris

molin-rouge-paris

Así, quizá no sea Paris mi destino de este verano, pero seguro que lo será de uno muy cercano…

metro-paris

Anuncios